Inflación: ¿Cómo protegerse de ella?

Inflación: ¿Cómo protegerse de ella?

La inflación es un proceso natural de la economía, que se puede entender como el aumento de valor progresivo de productos y servicios o como la perdida de poder adquisitivo de la moneda o divisa, en la cual transaccionamos. Sin embargo, este proceso ocurre en diferentes ritmos dependiendo del país o sector donde nos encontramos y seguir una amplia gama de factores, algunos naturales y otros artificiales.

Pese a todo esto, la inflación es un proceso que aunque pueda parecer desagradable y que pueda conocerse como el impuesto de los pobres es vital para la economía, en tasas controladas por supuesto y con progresiones estables, ya que mediante la inflación también se encuentra el flujo de caja natural de comercios y empresas para aumentar y elevar su producción.

¿Cuál es el verdadero problema de la inflación?

Cuando la inflación avanza a un ritmo acelerado, los salarios y la producción en general, no son capaces de seguirla, este fenómeno ocurre mayormente cuando se incrementa de forma abrupta el ingreso de algún tipo de bien o valor en el mercado, bien sea por una sobreproduccion, la explotación de nuevas minas o descontrol de la moneda lleva a exacerbar este proceso, alguno de los casos donde se puede apreciar mejor este efecto, es con uno de los metales de mayor valor o con los propios diamantes.

En la antigüedad, al incrementar el flujo de plata en la economía española, proveniente de América disminuye el valor de esta en el mercado en general, encareciendo todos los bienes y servicios hasta alcanzar e incluso superar las cantidades de plata en circulación proveniente de zonas de conflicto, procedente de Sierra Leona, los llamados “Diamantes de sangre”, redujeron el valor general de esta piedra preciosa en el mercado, tanto por el incremento de estos en circulación como por los dilemas éticos y morales que estos representaban. La respuesta a esto que desarrollaron las industrias al rededor de los diamantes, fue la de almacenar la mayor cantidad posible sacando de circulación, incrementando así de nuevo su valor.

¿Cómo protegerse de la inflación?

La mejor forma de protegernos de la inflación, es mediante la inversión de forma estratégica e inteligente, ya que los productos y servicios siguen a la inflación y se van revalorizando con el tiempo, en especial la materia prima, ya que su valor no se ve afectado  tanto en los productos finales como en las tendencias de mercado.

Muchas son las personas que piensan que el ahorro es una buena medida de protección contra la inflación. Pero deben saber que la inflación es la perdida de valor de la moneda y ninguna tasa o margen de beneficio de ahorro es capaz de alcanzarla y mucho menos superar la tasa de crecimiento de la inflación, convirtiendo de esta manera los ahorros en una perdida, por el contrario al utilizar lo más pronto posible los recursos o el dinero que disponemos para comprar bienes de valor duradero o invertir en propuestas rentables, nos permitiría sacar ventaja de los procesos inflacionarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

4 × dos =